jueves, 26 mayo, 2022

El PSOE-A apuesta por el feminismo real y efectivo ante los pasos atrás en igualdad que está acusando la sociedad andaluza por las políticas de derechas

El PSOE de Andalucía apuesta por el feminismo real y efectivo en nuestra sociedad ante los pasos atrás que las conquistas de igualdad están dando en nuestra comunidad por las políticas de derechas aplicadas por el Gobierno de Moreno Bonilla, entre ellas la lucha contra la violencia de género. Éste y otros mensajes han sido analizados esta tarde en el Ágora ‘Somos Feminismo’, uno de los espacios de reflexión y análisis que se están desarrollando dentro del programa del 14 Congreso del PSOE de Andalucía que se celebra en Torremolinos, en el que han intervenido Andrea Fernández, la diputada más joven del Grupo Socialista en el Congreso y secretaria de Igualdad en la Ejecutiva federal; Miguel Lorente, exdelegado del Gobierno para la Violencia de Género adscrito al Ministerio de Igualdad; Lina Gálvez, europarlamentaria de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas (S&D); Amparo Rubiales, exconsejera de la Junta, expresidenta del PSOE de Andalucía y exvicepresidenta del Congreso, y Soraya García Mesa, alcaldesa de Benaoján, que moderó el encuentro.

La socialista Amparo Rubiales se presentó como una joven mayor “para hablar del ruido de mi memoria”, en alusión a lo escrito por María Teresa León: “Yo he tenido la fortuna enorme de tener acceso a la formación, pero cuando estudié la carrera éramos sólo 6 mujeres de 50 hombres. Creía que nosotras debíamos tener un destino propio, ser autónomas y tener vida propia y no conformarnos con ser esposas y madres. Por eso he sido feminista antes que socialista, una feminista acérrima, y es lo que me ha hecho pelear por la igualdad entre hombres y mujeres”.

Rubiales instó a no dejar que el Gobierno de Moreno Bonilla deteriore aún más los servicios públicos en Andalucía y los derechos y conquistas relativos a la igualdad, por lo que llamó a ayudar al secretario general, Juan Espadas, para que sea el próximo presidente de la Junta.

Por su parte, el profesor y médico forense Miguel Lorente centró su intervención en violencia de género y vicaria para avanzar en el territorio machista, que está lleno de obstáculos. Para ello, tenemos que hacer una política estructural contra la violencia de género dentro del PSOE, ya que, a su juicio, el hombre que maltrata no lo hace por padecer un trastorno, o estar en paro, o tener un problema con el alcohol, lo hace porque es hombre y nuestra cultura así se lo ha permitido. Lorente llamó a no renunciar nunca al feminismo y no ceder la bandera de la igualdad, así como no fragmentar ni dividir las políticas porque perdemos fuerza en esa división.

Miguel Lorente recordó que el 57,3% de las mujeres han sufrido en algún momento de su vida violencia de género en España y que cada día 1.600 mujeres lo padecen, así como que sólo el 0,3% de la población considera que éste es un problema grave pese a que las cifras arrojan un saldo de 60 asesinadas al año y 5 menores víctimas mortales por violencia vicaria. “No puede haber cambio social si no hay cambio cultural”, espetó Lorente, que animó a dedicar mayores recursos y esfuerzos en la detección de la violencia de género.

La eurodiputada Lina Gálvez dijo no concebir una sociedad progresista si existe en ella la violencia machista y consideró que el socialismo debe ser el contrato social feminista para combatirla.

Gálvez apostó por las políticas que apuesten por los servicios públicos “porque esos servicios igualan, como hemos testado muy recientemente durante la pandemia”, y se refirió también a la mercantilización de la mujer, a la brecha en el mercado de trabajo y a la prostitución, sobre la que dijo sentirse “muy orgullosa” de que el PSOE sea el partido que se ha comprometido a abolirla.

Por último, la secretaria de Igualdad de la Ejecutiva Federal, Andrea Fernández, dijo que aún queda mucho camino por recorrer en la igualdad real de las mujeres en el ejercicio de poder de las mujeres. Desde 2003, un total de 1.117 mujeres fueron asesinadas por violencia machista, y se denuncia una violación en España cada 4 horas, datos que, a juicio de Fernández, reflejan que no hablamos de un problema de las mujeres, sino de un problema de la democracia, porque lo cierto es que un 50% de las personas viven expuestas al terror.

La socialista consideró que no se pueden consentir protestas a las puertas de las clínicas abortivas en un país que se considera democrático. “Tenemos que proteger a las mujeres y estar alertas porque tenemos a la extrema derecha llamando a la puerta y cuando accede al poder lo primero que hace es cargar contra los derechos en igualdad”, afirmó Fernández, quien terminó su intervención subrayando que “la batalla del feminismo es muy sencilla, porque es la lucha por la justicia, por la igualdad, porque no nos maten ni nos violen, porque no nos paguen menos, y es ilógico que siga teniendo aún resistencia”.

Por su parte, Soraya García Mesa, sostuvo que “no se pueden defender los principios básicos de nuestra democracia sin hablar de las mujeres”. Por ello, dijo que son necesarios el feminismo y el socialismo como herramientas, y parafraseó a Pablo Iglesias, el fundador del PSOE, al recordar que “las mujeres necesitan emanciparse aún más que los hombres por ser mayor su esclavitud”.