martes, 22 junio, 2021

Anunciar una moción de censura en un municipio en tiempo de pandemia, con puestos de trabajo perdidos, con negocios cerrados, y, lo que es peor e irreparable, con pérdidas humanas, cuyos familiares no pudieron incluso realizar a sus difuntos duelos como es debido, anunciar mociones de censura, decíamos, en una situación de enorme crisis sanitaria, social y económica, lejos de ser un acto de responsabilidad política, es un acto de manifiesta irresponsabilidad, una auténtica insensatez, pues solo añaden con semejante anuncio más incertidumbre, más ansiedad y más basura a un escenario político que, justo ahora, lo que más necesita no es sino certidumbre, unidad y entrega.

Las mociones de censura no se deben emplear para remover sillones en aras de la ambición personal o partidista. Cualquier intento de remover los sillones de una alcaldía que no estén justificados en hechos palpables y contundentes, no es más que un mero ejercicio de egoísmo que deja de manifiesto personalismo y egocentrismo, frutos de la, tan cacareada, erótica del poder,  que se basa en la búsqueda de satisfacer, a costa de lo que sea, una ambición personal. Y a eso están jugando los ediles de los partidos popular, ciudadanos y vox, quienes lejos de arrimar el hombro, de aportar ideas y proyectos por el bien de Bormujos, se están dedicando a enredar, a jugar a la comba, para ver quien alcanza la alcaldía de Bormujos a costa de cercenar la credibilidad de la clase política, y, lo más censurable, de poner un foco de descrédito sobre nuestro pueblo. Sueldos, fotos y figurar es su objetivo. SOLO ESO.

Vaya por delante que a ningún miembro del grupo municipal, que lleva adelante con responsabilidad, trabajo y entusiasmo el gobierno de Bormujos, nadie podrá echarle en cara haber abandonado sus responsabilidades para entrar y entretenerse en el juego de patio de colegio que pretende establecer la oposición día a día, solo para apagar las luces de los buenos proyectos que están saliendo adelante y que son los que benefician a las bormujeras y bormujeros. Los miembros del Trio Trolavá, lejos de ensombrecer la tarea del Gobierno Municipal, no hacen sino ennegrecer el brillante futuro que merece un pueblo cuya ciudadanía se levanta a diario para trabajar con denuedo, para luchar sin desmayo por las mejores opciones de progreso a corto y medio plazo, y no para escuchar hipocresías o medias verdades.

La crítica gratuita, plantear peticiones de plenos extraordinarios, a los cuales luego no asisten manipulando los verdaderos motivos de su irresponsabilidad para confundir a la opinión pública, o estar hablando constantemente de la necesidad de hacer una moción de censura, según ellos por el bien de Bormujos, y a posteriori esperar a registrarla en el ayuntamiento cuando la dinámica de sus partidos les sea más favorable, demuestra que estos señores no piensan en Bormujos, sino en sus intereses particulares, y hacen dejación de funciones y dejan a las claras el escaso apego a nuestro pueblo, pues, de ello da buena cuenta la prensa, dejan en manos de los órganos superiores de sus respectivos partidos a nivel provincial y regional el devenir de la política bormujera. Esa es su verdadera actitud: desentenderse del interés general para sentarse en el sillón más cómodo y más vistoso. Solo eso. Pero nosotros a eso no jugamos. Lo nuestro es trabajar porque así nos lo demandó la ciudadanía de Bormujos en las urnas.

SIGAN PELEÁNDOSE PARA VER QUIEN SACA MEJOR TROZO DEL PASTEL, PUES ESO ES EN LO QUE ESTÁN CONVIRTIENDO A BORMUJOS CON EL PASTELEO QUE SE TRAEN ENTRE MANOS. NOSOTROS TRABAJAMOS Y LO HAREMOS POR EVITAR EL MAYOR DAÑO POSIBLE AL PUEBLO. Y LO HACEMOS CONVENCIDOS DE QUE DEBEMOS ESTAR AL LADO DE TODA LA CIUDADANÍA, DE AQUELLOS QUE NOS VOTARON Y DE QUIENES NO LO HICIERON, PORQUE LA PANDEMIA NO SABE DE COLORES POLÍTICOS.

PSOE-A de Bormujos.