martes, 14 julio, 2020

“El campo es ese sector primario que hace que España sea un país de primera”

Francisco Miguel Molina Haro

Secretario General PSOE-A de Bormujos y Alcalde de Bormujos

 

El Gobierno ha aprobado un Real Decreto que incluye una batería de medidas urgentes d apoyo a los trabajadores y trabajadoras del sector agrario, como “respuesta directa” a las peticiones de agricultores y ganaderos de las últimas semanas, con el objetivo de reforzar la posición negociadora de este colectivo, lograr un reequilibrio entre los eslabones de la cadena alimentaria y mayor transparencia de los precios.

Así lo ha anunciado hoy el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, en la rueda de prensa en Moncloa posterior a la reunión del Consejo de Ministros, en la que ha subrayado que “este es un gobierno de diálogo y de acción; hemos escuchado sus reivindicaciones y este gobierno les va a dar una respuesta” con las medidas aprobadas hoy.

Planas explicó que el Real Decreto modifica 4 puntos de la Ley de Cadena Alimentaria: la inclusión de los costes de producción en los contratos escritos suscritos por agricultores o ganaderos con las industrias; una regulación contra la destrucción del valor de los productos agrarios a lo largo de la cadena, de forma que el precio de venta no podrá ser nunca inferior a los costes de producción, con una excepción, en la venta al consumidor de productos perecederos; la prohibición  promociones comerciales de carácter engañoso que se dirijan a los consumidores; se establece como falta grave o muy grave la ausencia de contratos escritos.

En materia de fiscalidad,se incluyen modificaciones puntuales en la Ley del IRPF para mejorar su tributación en este impuesto. Así, se adapta la normativa del IRPF para permitir la tributación en varios ejercicios.

Además, se incluyen medidas relacionadas con el empleo, contemplándose la reducción a 20 del número mínimo de peonadas por parte de trabajadores eventuales agrarios en Andalucía y Extremadura , así como la bonificación de la conversión de contratos eventuales en fijos discontinuos o fijos para favorecer la contratación estable.