sábado, 31 octubre, 2020

“Es una de las mayores injusticias sociales la discriminación salarial por razón de sexo. Rompamos el techo de cristal.”

Francisco Miguel Molina Haro

Secretario General del PSOE-A de Bormujos y Alcalde de Bormujos

22 de febrero de 2020 – Día de la Igualdad Salarial
Con motivo de la conmemoración del Día de la Igualdad Salarial, el PSOE quiere mostrar su
compromiso para acabar con la desigualdad laboral y salarial resultado de la suma de
discriminaciones que las mujeres sufren en el mercado de trabajo y en el ámbito privado.
En 2017, el salario medio bruto de las mujeres representó el 78% del salario medio bruto
masculino. La brecha salarial de género se sitúa en el 22% (último dato disponible, 2017 del
INE).
La principal causa de que el salario anual de las mujeres sea menor que el de los hombres está
motivado por el peso de los cuidados (a menores, a personas mayores, del hogar, etc.) que recae
desproporcionadamente sobre las mujeres.
Por este motivo, las mujeres tienen más dificultad para acceder al mercado de laboral y para
promocionar una vez conseguido un empleo. La realidad laboral de las mujeres se caracteriza
por la parcialidad – las mujeres suponen el 74,13% de los contratos a tiempo parcial – INE 4T
2019- , por contar con más tasa de paro – 12,23% hombres y 15,55% mujeres – INE 4T 2019- y
menor tasa de actividad – 64,24% hombres y 53,53% mujeres – INE 4T 2019 – y de empleo –
70,8% hombres y 60% mujeres – INE 4T 2019 – . También encuentran más obstáculos para
acceder a puestos de responsabilidad. En las empresas del IBEX-35, en 2018, las mujeres
consejeras sólo representaban el 23,2% y las presidentas el 8,8%, tal como indica el INE.
Para el Partido Socialista es indispensable profundizar en la mejora de las condiciones de las
mujeres en el ámbito de su independencia económica y, por tanto, de la garantía de las
condiciones materiales para tener una vida digna. Para el presente, con un trabajo que les
permita tener un proyecto de vida propio. Y para el futuro, porque de cómo sean esos trabajos
(tipos de contrato, jornada, salario, etc.) dependerán las pensiones que reciban.
Gracias a las mejoras introducidas por el Gobierno socialista desde junio de 2018 hemos
conseguido reducir casi 2 puntos la brecha de género en las pensiones, aunque la pensión media
que reciben las mujeres todavía sigue siendo un 35% inferior a la de los hombres.
El Grupo Parlamentario Socialista registró una Ley de igualdad laboral que no pudo aprobarse
en la pasada Legislatura por la disolución de las Cortes y las convocatorias electorales. Sin
embargo, el Gobierno socialista rescató sus medidas más importantes y aprobó hace un año un
Real Decreto Ley con las medidas más necesarias para garantizar la igualdad entre hombres
y mujeres en el empleo, para atacar de manera urgente los elementos discriminatorios en el
itinerario laboral de las mujeres y, en definitiva, para garantizar el cumplimiento del principal valor
de la Constitución, que es la igualdad.
Entre otras medidas, se han ampliado los permisos de paternidad para su progresiva
equiparación con los de maternidad con el objetivo de avanzar en corresponsabilidad, se ha
establecido la obligatoriedad de un registro de salarios para eliminar la brecha salarial, se ha
modificado la legislación para extender los planes de igualdad en las empresas y se ha
recuperado la cotización a la Seguridad Social de las cuidadoras de personas con dependencia.
Así, el permiso de paternidad ha pasado de 5 a 12 semanas en 2020, y pasará a 16
semanas en 2021, un paso clave para conseguir la igualdad real y efectiva entre hombres y
mujeres en la conciliación y el principio de corresponsabilidad en los cuidados. Además, los
planes de Igualdad en las empresas se han extendido a todas aquellas con más de 50
personas trabajadoras, porque entendemos que dichos planes son los que garantizan los
verdaderos derechos y el tratamiento igualitario de las mujeres. Igualmente se ha introducido la
transparencia en las tablas salariales, a las que pueden acceder la representación legal de
las y los trabajadores. Si la diferencia salarial entre hombres y mujeres supera el 25%, la empresa
deberá acreditar las razones con causas objetivas. También, hemos recuperado la cotización a
la Seguridad Social de las personas cuidadoras de personas con dependencia, un colectivo
mayoritariamente integrado por mujeres. A ello, además hay que sumar los incrementos sobre
el Salario Mínimo Interprofesional de 2019 y el aprobado para 2020, percibido
mayoritariamente por mujeres.
Todo ello, negociado en el marco del diálogo social, para lo que se convocó una Mesa de Diálogo
Social sobre Igualdad, con la participación del Gobierno y los Agentes Sociales.
El Gobierno socialista ha recorrido parte del camino necesario para dotarnos de una norma con
actuaciones concretas dirigidas a reducir la desigualdad en el ámbito laboral, materializada en la
brecha salarial. Más de la mitad de la población sufre discriminación y este Gobierno ha trabajado
y va a seguir trabajando hasta el último momento para dar respuesta a los problemas reales de
las mujeres. Esa es la principal obligación y responsabilidad de la política y de nuestro trabajo
constante desde el Partido Socialista.
La igualdad efectiva pasa, necesariamente, por la independencia económica y por que las
mujeres tengan la posibilidad de proyectarse en el ámbito profesional. La igualdad en el empleo
es, por tanto, un fin en sí misma, pero también es el instrumente clave: el pleno disfrute de los
derechos y libertades por parte de las mujeres sólo puede construirse a través de la
igualdad y la independencia económica.
“Somos libres cuando podemos tener una vida autónoma” Carmen Calvo
Febrero 2020