martes, 10 diciembre, 2019

Desde el PSOE-A de Bormujos siempre hemos defendido, defendemos y defenderemos que la legítima crítica política siempre debe ser ejercida desde la responsabilidad y desde la verdad, en aras de mejorar las políticas que se ponen en marcha para optimizar la vida de las personas y el desarrollo de los pueblos. Es por ello que siempre nos encontrarán combatiendo aquellas maneras cicateras de hacer política con un claro beneficio partidista, y que no buscan sino consolidar liderazgos de barro en base a mentiras, que es lo que, a todas luces, parece ser el objetivo prioritario del señor Manuel Romero Cárdenas, dirigente de Ciudadanos Bormujos.
Salimos de esta manera al paso de la información aparecida el día 2 de agosto en el diario ABC, según la cual en el pleno ordinario acaecido durante el día 31 de julio de 2019 fue aprobado el cese del Contrato de Limpieza que el Ayuntamiento de Bormujos (Sevilla) mantiene en vigor, hasta el 20 de junio de 2020, con la Mancomunidad del Guadalquivir en relación a la limpieza del viario público de esta localidad aljarafeña porque se incumple el citado contrato, hecho que es absolutamente falso, y que el cabeza de lista de Ciudadanos, derrotado en las pasadas elecciones municipales al haber sido relegado al tercer puesto en número de votos, ha vendido como una moción en la que daba voz a las aspiraciones de la sociedad bormujera en relación a la limpieza pública.
El Alcalde de Bormujos, el socialista Francisco Miguel Molina Haro, siempre ha tenido como una de sus principales inquietudes y prioridades, como uno de sus constantes objetivos, y de ello ha hecho siempre bandera, la limpieza de nuestro municipio. Así, en el anterior mandato acometió esta problemática desde el primer día de gobierno. Y resultado de ello fue que las incidencias se redujeron en menos de un mes en un noventa por ciento cuando el servicio de limpieza pasó a manos de la mancomunidad por contrato público y transparente con la alcaldía de Bormujos. Entendemos, y así lo hemos reconocido públicamente, que el servicio de limpieza es mejorable, ¡cómo no!, y en ello siempre encontrarán al PSOE de Bormujos trabajando y con la mano tendida. Pero de igual modo, denunciamos que la moción aprobada el pasado 31 de julio no es sino un intento de confundir a la opinión pública, de menoscabar las atribuciones del Gobierno y del Presidente de la Corporación Municipal, y de falsear la realidad por parte del Grupo Municipal de Ciudadanos. Como contrapartida se planteó por parte del PSOE realizar un seguimiento de la limpieza pública, además de solicitar a la Manconunidad los correspondientes informes que aclaren la situación real y plantear la posible mejora de un servicio público que siempre ha defendido el PSOE-A de Bormujos que dirige Paco Molina como Secretario General, aunando en su persona la defensa de los intereses municipales y de la ciudadanía a través de lo público y no de empresas privadas cuyos intereses económicos suelen estar ligados a los provechos políticos de determinados partidos políticos y miembros de los mismos. Señalar en este sentido que el PSOE de Bormujos duda de la legalidad del acuerdo aprobado, como así mismo destaca las vacilaciones y nervios manifestados por el portavoz del Partido Popular en torno a la vinculación obligada de la moción planteada, que amén de confusa fue chapucera, pues Romero Cárdenas y sus ediles tuvieron que pedir incluso un receso en el pleno para dotarlo de cierta coherencia que nunca llegó a tener y del que se desprendía una falta de respeto hacia los trabajadores y hacia el servicio público prestado. Destacar que gracias a la intervención del Alcalde, fue pospuesta hasta el próximo pleno la segunda moción planteada por Ciudadanos sobre la creación de una Comisión de Seguimiento, propuesta que no tenía coherencia con lo que ya se había aprobado.
En definitiva, denunciamos el interés partidista por parte de Ciudadanos y su líder, Manuel Romero Cárdenas, que lejos de buscar el bien público busca satisfacer sus aspiraciones políticas, para lo que no duda de colocar entre el público asistente al pleno a una apuntadora que iba marcando las directrices de las intervenciones de los ediles naranjas, algo sorprendente en un partido político que eliminó de un plumazo a las dos mujeres que fueron elegidas concejalas por sufragio, y que, por extrañas circunstancias, pasaron a la historia antes de tomar posesión de sus actas de ediles.
Por encima de la ideología política, los hombres y mujeres socialistas tenemos claro que el interés de nuestro pueblo y de sus gentes son PRIORIDAD IRRENUNCIABLE, y que el calendario de actuación política del Alcalde socialista de Bormujos y de sus Delegados Municipales estará siempre marcado por el bien colectivo y social frente al interés personal y partidista. Señor Romero Cárdenas, tenga bien claro que nunca nos encontrará en esta senda por usted iniciada. Antes de mercadear con nuestro pueblo, de vender Bormujos al mejor postor, preferimos estar en la oposición, que es el lugar que usted y su partido ocupan por voluntad popular.
¿O acaso lo ha olvidado?