jueves, 21 junio, 2018

1 MAYO 2014

MANIFIESTO DEL PRIMERO DE MAYO
 
1º de Mayo 
SIN EMPLEO DE CALIDAD NO HAY RECUPERACIÓN 
Más cohesión social para más democracia 
 

 

Este 1 de Mayo, Día Internacional del Trabajo, se celebra en un marco caracterizado por los efectos de las políticas de austeridad que ha impuesto de forma autoritaria la Troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional), lo que configura un modelo de salida de la crisis que provoca paro, desigualdad, pobreza y recorte  de  derechos sociales  y  laborales,  junto  con  el  deterioro  del sistema  de protección social. Políticas de austeridad y recortes, que en el caso de España están siendo aplicadas de forma implacable por el Gobierno de Rajoy. 
 
La situación económica y social de la Unión Europea es alarmante, especialmente en los países del sur, que son los que presentan mayores dificultades. Junto al aumento del  paro,  de  la  pobreza,  de  las  desigualdades,  de  las  divergencias  políticas  y económicas entre los Estados, se está produciendo la privatización y deterioro de los servicios públicos y el recorte de salarios, pensiones y prestaciones sociales. Todo ello acompañado  del  debilitamiento  de  la  negociación  colectiva,  el  diálogo social  y  el Derecho del Trabajo. 
 


Además de estos graves efectos sociales, las políticas de austeridad de los últimos años han  provocado  un  deterioro  de  la  cohesión social,  así  como  el  desprestigio  de  las instituciones  políticas  nacionales  y  de  la UE  y,  en  definitiva,  un  importante  déficit democrático. 
 
La  creciente  injusticia  en  la  distribución  de  la riqueza  y  la  progresiva  pérdida  de derechos  a  escala  global  confirma,  como  declara  la  Confederación  Sindical Internacional  (CSI),  que:  “El modelo  de  capitalismo  del siglo  XX  ha  fracasado  y  el consenso de Washington debe ser enterrado para siempre,..”, de donde se deduce la necesidad de “reconstruir nuestras economías en base a nuevos modelos económicos que estén al servicio de las personas y sus comunidades”. En este sentido, para la CSI se impone la necesidad de definir un “Contrato Social Global” con nuevas instituciones y un mayor protagonismo de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). 
 
Europa necesita superar la crisis y sus efectos, para construir un nuevo paradigma cuya base sea la propuesta de “Un nuevo Contrato Social”, destinado a asentar en firme los cimientos del modelo social europeo, como alternativa al avance sostenido del capitalismo en su versión neoliberal salvaje, que se está mostrando incompatible con la democracia. 

 
CCOO  y UGT,  junto  con  la Confederación  Europea de Sindicatos (CES), rechazamos estas políticas de austeridad que recortan el gasto público y dejan que el desempleo crezca  de  forma  dramática.  Rechazo  que  se  ha  traducido  en  un  proceso  de movilizaciones de ámbito europeo desarrollado durante las pasadas semanas contra 
las referidas políticas y recortes impuestas por las instituciones comunitarias. 
 
UGT  y  CCOO,  reivindicamos  otra  política  europea,  un  nuevo  rumbo  para  los 
trabajadores  y trabajadoras  europeos;  una  política  que  garantice  una salida  de  la 
recesión y el estancamiento.  La promoción de un  crecimiento basado en un nuevo 
modelo productivo más eficiente Y sostenible, que permita la creación de empleo de 
calidad, garantizando en primer lugar la financiación de la economía real. 
 
El Plan de Inversiones de ámbito europeo que propone la CES, de la que formamos 
parte CCOO y UGT,  contempla proyectos en sectores  clave  como la energía, redes; 
infraestructuras de transporte  y telecomunicaciones; expansión de  la banda  ancha; 
educación  y  formación;  investigación,  desarrollo  e  innovación; servicios  públicos  y 
privados (renovación urbana, salud, bienestar, medio ambiente.); gestión sostenible 
del agua y vivienda social y para mayores. 
 
Este Plan, permitiría la creación de 11 millones de puestos de trabajo en la UE, así 
como poner fin a los recortes de gasto público, aumentar los salarios y reforzar las 
prestaciones y redes de protección social, con atención especial a los colectivos que 
más están sufriendo la crisis. 
 
En Mayo de 2014 tendrán lugar las elecciones al Parlamento Europeo en las que se 
plantean unos claros retos para el movimiento sindical: poner fin a la austeridad y al 
dumping social, a nuevos ataques a los derechos de las trabajadoras y trabajadores o a 
la  protección  social.  Para  cambiar  de  rumbo,  debemos  elegir  parlamentarios  y 
parlamentarias dispuestos  a defender  los  intereses de  las  ciudadanas  y  ciudadanos 
europeos, parlamentarios y parlamentarias que impongan un cambio de política y que 
construyan otro proyecto europeo basado en el progreso social. Que pongan fin a las 
políticas  de  austeridad  que  provocan  el  desempleo,  la  pobreza,  la  desigualdad,  el 
dumping salarial y fiscal, para redescubrir una Europa más cercana a sus ciudadanos. 

 

En España, las políticas de austeridad están siendo aplicadas por el Gobierno del PP en 
el marco de la nueva gobernanza europea y bajo un estricto control de las instituciones 
europeas,  que  no  obstante,  permite  un  cierto  margen  de  maniobra,  al  que  ha 
renunciado  este  Gobierno,  para  limitar  los  daños  sociales  producidos  por  dichas 
políticas. Actuación caracterizada por el recurso sistemático a la vía del Decreto Ley, el 
ataque a los derechos de los trabajadores y el desprecio de la negociación y el acuerdo, 
como se ha puesto de manifiesto en la última reforma de las pensiones, impuesta por 
su  mayoría  absoluta  al  margen  del  Pacto  de  Toledo  y  que  ha  merecido  nuestro 
rechazo.  Mientras  que  para  la  Organización  Internacional  del  Trabajo  (OIT),  las 
reformas laborales de 2012 suponen la vulneración de los derechos de libertad sindical 
y negociación colectiva garantizados por los Convenios ratificado por España. 
 
Empleo, recesión y crisis 
 
Los actuales datos macroeconómicos indican que la economía española está saliendo 
de la recesión, pero aún queda mucho recorrido para salir de la crisis. Así, se sigue 
destruyendo empleo, con mayor intensidad en el sector público, crece el paro de larga 
duración mientras avanza el empleo a tiempo parcial no voluntario; se incrementa el 
volumen de contratos temporales, aumentando las personas ocupadas subempleadas, 
configurando todo ello un grave deterioro de la calidad del empleo. Sin que por otro 
lado se pueda descartar el riesgo de deflación, tanto en nuestro país como en la zona 
euro,  algo  que  parece  cada  vez más real  con  las  actuales  políticas  basadas  en  la 
devaluación salarial. 
 
En este sentido, todos los datos disponibles confirman una devastación del mercado 
laboral, sin precedentes en el periodo democrático, producida como consecuencia y al 
amparo  de  la  crisis  y  cuya  recuperación  no  es  posible  en  un  escenario  de  débil 
crecimiento. Por el contrario, todo apunta a que si se mantienen las actuales políticas, 
la salida de la crisis será más lenta y no irá acompañada de una mejora sustancial de 
ese mercado laboral. 
 
Los siguientes datos confirman nuestro diagnóstico: 
 
‐ Una tasa de paro del 26,03%. 
‐ La tasa de temporalidad del 23,92%. 
‐ 532.000 empleos menos en 2013, con una pérdida de 305.700 activos. 
‐ Solo aumentan los contratos temporales a tiempo parcial, mientras que disminuyen 
los contratos indefinidos de jornada completa. 

 

‐ Pérdida de 468.000 empleos en la Administración Pública (sólo en sanidad, educación 
y servicios sociales) 
‐ Continúa la reducción de la protección al desempleo, que desde 2010 ha caído en 
más de 20 puntos dejando a millones de personas sin cobertura, así como la pérdida 
de calidad de la misma, al bajar el porcentaje de prestaciones mientras aumenta el de 
subsidios. 
‐ La inversión por parado en políticas activas ha disminuido el 52% desde 2011. 
‐  687.000 hogares donde ninguno de sus miembros percibe  ingresos (ni salario, ni 
prestación, ni una pensión). 
 
Debiendo resaltar que el trabajo a tiempo parcial, mayoritariamente involuntario, está 
siendo  utilizado  para  esconder  la  intensa  destrucción  de  empleo,  a través  de  una 
forma espuria de reparto del trabajo  y de  ariete para deteriorar  la  condiciones de 
trabajo,  con  especial  impacto  en  las  mujeres,  que  representan  el  73,3%  de  esta 
modalidad, que se ha  convertido en la práctica en un  contrato de llamada o plena 
disponibilidad.  En resumen,  un  escenario  de  más  precariedad,  más  paro  de  larga 
duración y menos derechos. 
 
El Sector Exterior no nos puede sacar de la crisis, al no tener la dimensión suficiente en 
nuestro país y generar actividad intensiva en capital que genera poco empleo y escaso 
impacto sobre el consumo interno. Mientras que el sector industrial en su conjunto 
está  moderando  la  reducción  de su  producción  a  la  vez  que  está  acelerando  la 
destrucción de empleo. La demanda interna tiene que tomar el relevo, lo que no se 
logrará si  los salarios  no  crecen, se mantiene  el  nivel  de  desempleo, se reduce  la 
capacidad adquisitiva de pensionistas y jubilados, si retrocede la protección social y el 
conjunto  de  las  políticas  públicas  o  no  se  impulsa  la  inversión  productiva,  y  se 
continúan debilitando los servicios públicos. 
 
Para UGT y CCOO, la prioridad absoluta tiene que ser la lucha contra el desempleo y 
sus efectos sociales, en el marco de un cambio de las políticas públicas y del modelo 
productivo. Así, las propuestas para una salida real de la crisis pasan por una retirada 
de las políticas de austeridad que permita la reactivación económica, la creación de 
empleo,  los  derechos  laborales  y  el  reforzamiento  de  la  negociación  colectiva,  la 
protección y cohesión social, y la lucha contra la pobreza y la desigualdad social. Todo 
lo cual permitiría avanzar hacia ese nuevo modelo productivo. 

 

Salarios, protección social y servicios públicos 
 
Es  imprescindible  un  cambio  de  patrón  de  crecimiento  para  contribuir  a  generar 
empleo  cualificado,  estable  y  con  derechos.  Un  crecimiento  sin  empleo  no  es 
recuperación, ni mejora las condiciones de vida de la mayoría de la población ni genera 
ingresos públicos suficientes. 
En consecuencia, proponemos: 
 
‐ Recuperación del poder adquisitivo del SMI y del conjunto de los salarios. Los salarios 
tienen  que  ganar  poder  de  compra,  a  través  del  incremento  del  empleo  y  el 
crecimiento moderado, pero real, de los mismos. 
‐ Recuperación del  Pacto de  Toledo para  las reformas de  la  Seguridad  Social  y  las 
pensiones, con la vuelta al anterior sistema de revisión de las cuantías de las mismas 
‐ Relanzamiento de la inversión pública productiva 
‐ Impulso de la industria 
‐ Reforma del Sistema Eléctrico y avanzar hacia la Transición Energética 
‐ Incremento de los niveles y de la calidad de la protección del desempleo e impulso de 
la contratación estable 
‐ Una Renta Mínima y programas efectivos contra la pobreza y la exclusión social 
‐ La puesta en marcha de una Reforma Fiscal basada en la equidad y la suficiencia que 
aporte los fondos necesarios para la puesta en marcha de este conjunto de iniciativas 
públicas 
‐ Reforzamiento de la Negociación Colectiva y recuperación de la ultraactividad de los 
convenios  suprimida  por  la  reforma  laboral.  Es  necesario  el  desbloqueo  de  los 
convenios y garantizar que a un convenio le sustituye un nuevo convenio 
‐ Reequilibrio de las relaciones laborales hacia un sistema más justo de reconocimiento 
y garantía de los derechos de los trabajadores, basado en la igualdad, la autonomía y el 
fortalecimiento de las instituciones laborales 
‐ Promoción y defensa de la actividad sindical 
‐ Puesta en marcha por parte de las Administraciones Públicas de políticas salariales y 
de  empleo  que  permitan  la  recuperación  de  los  Servicios  Públicos  e  impulsen  la 
actividad económica 
‐  Acometer,  de  forma  consensuada  con  los  interlocutores  sociales,  planes  de 
formación  y  cualificación  profesional  que  puedan  garantizar  el  acceso  o 
mantenimiento del empleo 
 
CCOO  y  UGT,  consideran  que  estas  medidas  deberían  ser  complementadas  con 
acuerdos políticos y sociales: 

 

 
Por un lado, un gran acuerdo que integre a las fuerzas políticas y a los interlocutores 
sociales,  para  el  empleo  y  la reactivación  de  la  actividad  económica  basada  en  la 
igualdad y la cohesión social, promoviendo el señalado cambio de modelo productivo y 
el  mantenimiento  y  profundización  en  los servicios  y  prestaciones  del  Estado  de 
bienestar. 
 
Democracia, libertades y derechos fundamentales 
 
Junto a lo anterior y cuando se cuestiona el derecho de huelga y aparecen iniciativas 
para limitar su uso, cuando están en marcha proyectos de ley como el de reforma del 
Código  Penal  y  el  de  Seguridad  Ciudadana  (claramente  inconstitucional).  Merece 
nuestro radical rechazo, igualmente, el proyecto de regulación de la interrupción del 
embarazo  porque  supone  un  retroceso  histórico  en  este  campo,  junto  a  otros 
proyectos que pretenden restringir el acceso a la Justicia. Por ello consideramos de la 
mayor urgencia un acuerdo en defensa de la democracia, con el objeto de profundizar 
en la misma y hacer frente a la involución autoritaria de la acción de Gobierno y de 
otros  poderes  públicos;  una  propuesta  que  consideramos  esencial  para  frenar  la 
creciente desafección de la ciudadanía con respecto del conjunto de las instituciones 
del Estado. 
 
Este  1  de  Mayo,  Día  Internacional  del  Trabajo,  UGT  y  CCOO  exigen  mayor 
transparencia en la actuación de los poderes públicos, y ratifican su apoyo a la Cumbre 
Social y a las reivindicaciones ciudadanas. 
 
CCOO y UGT, rechazan las limitaciones que el Gobierno del PP intenta aplicar a las 
libertades básicas de reunión, manifestación, expresión y huelga, a través de la acción 
policial  y  sancionadora  o  mediante  la  modificación  de  la  normativa  penal  y  de 
seguridad ciudadana, con el objeto de reducir sustancialmente las acciones de protesta 
contra las políticas que aplica este Gobierno. 
 
UGT y CCOO, exigen la retirada inmediata de la acusación contra los sindicalistas de 
Airbus, compañeros que tienen la amenaza de años de cárcel y multas por su actuación 
en  defensa  del  derecho  de  huelga  y  contra  las  políticas  de  austeridad  y recortes, 
manifestando nuestro apoyo al conjunto de sindicalistas incursos en procesos penales 
o  administrativos  derivados  de su  actuación  en  defensa  de  los  trabajadores  y  la 
promoción de los valores constitucionales.

 

CCOO y UGT consideran de la mayor urgencia la puesta en marcha de una auténtica 
política de migraciones de ámbito europeo, que haga frente al reto de la emigración de 
las  personas  que  huyen  de  la  miseria  y  de  las  guerras,  así  como  de  los  propios 
movimientos de población dentro  de  las fronteras de  la UE,  en base  a  los  valores 
comunitarios.  Una  iniciativa  que  permitiría  poner  freno  al  creciente  populismo  y 
xenofobia que se alimenta de la actual indefinición en este ámbito. 
 
UGT y CCOO, junto con el movimiento sindical internacional (Confederación Sindical 
Internacional‐CSI y Confederación Europea de Sindicatos‐CES), reivindicamos el fin de 
todos  los  conflictos  bélicos  originados  por  intereses  económicos  y  políticos  o  por 
fanatismos de todo tipo y exigimos que terminen, de una vez por todas, las violaciones 
de los derechos laborales, sindicales y civiles en todo el planeta.