sábado, 22 septiembre, 2018

Psoenueva

 

MANIFIESTO DEL PSOE EN EL DÍA INTERNACIONAL DE LAS

PERSONAS CON DISCAPACIDAD 2013

 

Como todos los años, el 3 de diciembre los Socialistas nos unimos a la conmemoración de este día junto a las organizaciones de la discapacidad.

Si hay algo que caracteriza a la socialdemocracia es la lucha contra todo tipo de desigualdad y discriminación, sea cual sea su origen. Para los Socialistas, la igualdad es un valor y un principio esencial, junto a la libertad y la justicia social y, por ello, consideramos una prioridad asegurar a todos los ciudadanos unas condiciones de vida dignas, para ser una sociedad decente.

Convencidos de que la discriminación es un déficit de democracia, un mal que erosiona la convivencia social y política, los socialistas nos reafirmamos en nuestra histórica aspiración de erradicarla, sea cual sea su raíz. Por eso denunciamos que los recortes en políticas sociales emprendidos por el PP, en educación, sanidad, servicios sociales y dependencia, profundizan las situaciones de desigualdad que sufren muchas personas en nuestro país, especialmente, las personas con discapacidad.

Con la crisis como excusa, la derecha quiere imponer un modelo de sociedad que normaliza la desigualdad y convierte en indeseables a las personas diferentes, elimina sus oportunidades de integración e impide que podamos aprovechar su potencial para el desarrollo social y económico de nuestro país. Esto nos convierte en una sociedad más injusta, desigual y empobrecida.

Las personas con discapacidad están sufriendo un claro retroceso en las conquistas sociales y de derechos obtenidas a lo largo de estos años. El Partido Socialista siempre ha defendido los derechos y libertades de las personas con discapacidad. No parece exagerado afirmar que, a lo largo de las dos legislaturas de Gobierno socialista, nuestro país se puso a la vanguardia europea en la lucha contra las discriminaciones.

Por ello, nos proponemos no bajar la guardia y retomar el proyecto de Ley de Igualdad de trato y No discriminación que el Gobierno socialista aprobó en 2011, debidamente revisado y actualizado. Se trata de una norma exigida por la Unión Europea (sobre todo, en relación con la previsión de un organismo de asistencia a víctimas), que nos situaría de nuevo en la vanguardia de las políticas de lucha contra la discriminación y que, al menos hasta ahora, no parece estar en la agenda del gobierno del Partido Popular.

Igualmente, estamos comprometidos con el desarrollo de la Ley de adaptación normativa a la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, con el fin de alcanzar la plena inclusión de las personas con discapacidad, respetando su dignidad y garantizando el pleno y efectivo ejercicio de sus derechos en igualdad de condiciones y autonomía personal.

También tenemos el compromiso de desarrollar plenamente la Ley 27/2007 que reconoce y regula las lenguas de signos y los medios de apoyo a la comunicación oral, adaptándola a la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad al objeto de lograr la plena inclusión de las personas sordas, con discapacidad auditiva y sordociegas en todos los ámbitos de la vida en sociedad.

Consideramos necesario poner en marcha un verdadero Plan integral de atención a las

personas con discapacidad y sus familias, con un enfoque transversal que implique a todas las áreas del Gobierno y con una dotación presupuestaria suficiente, con una atención relevante y específica a los niños, niñas y jóvenes con discapacidad con el objetivo de mejorar y facilitar el diagnóstico precoz y la atención temprana a través de unidades eficaces, así como el acceso a los servicios sociales, sanitarios y educativos, entre otros, con el objetivo último de lograr una vida digna y plena para todas estas personas, diseñando con ellas su itinerario de vida donde poder disfrutar las mismas oportunidades que el resto de la sociedad.

Especialmente relevante nos parece garantizar el derecho a una educación inclusiva y especializada, establecido los apoyos y medidas específicas necesarias así como una adecuada formación del profesorado, así como mejorar la calidad de formación para el empleo y flexibilizar el régimen de compatibilidad de las políticas de cobertura social con las políticas y medidas activas de empleo.

Los Socialistas creemos que se está produciendo una situación de creciente desigualdad en nuestra sociedad y esto hace peligrar la cohesión y la justicia social. Las políticas en materia de discapacidad, como en todas las políticas sociales, se dirigen a la garantía de la igualdad de oportunidades, a evitar la exclusión social y a fomentar el bienestar básico de las personas. Estos objetivos requieren y merecen el máximo compromiso y el máximo esfuerzo conjunto.

Por ello seguiremos trabajando junto a las organizaciones de la discapacidad y el Tercer Sector para lograr una sociedad más decente, más cohesionada y más participativa.

 

3 de diciembre de 2013